SUICIDIO COLECTIVO

SUICIDIO COLECTIVO

La sabiduría oriental es milenaria. Existen textos antiquísimos que nos dicen cosas muy actuales. Por ejemplo, El libro de las mutaciones (texto chino de hace miles de años) incluye la imagen del Antagonismo. Y nos dice: “Cuando los hombres viven en oposición y enajenamiento mutuo como extraños, no puede llevarse a cabo ninguna gran obra en común”.

La política por ejemplo, es una actividad humana. Debería originarse en la virtud, en el amor a la justicia social o bien común como se quiera nombrar y en la moral; cuando éstos desaparecen, surgen los ritos para evocar esos principios, y cuando, a su vez, desaparecen los ritos, surge la necedad, según explica el Tao Te King, otro texto ancestral que nos aclara muchas cosas. La necedad es una ilusión que no vive en el ser o espíritu, que es lo permanente, sino una impresión subjetiva que nubla la luminosidad del pensamiento.

La necedad es lo contrario de la política. No es el ser frente al espejo, que sería la reflexión íntima y lúcida, sino frente a la muralla personal que produce la cerrazón y el aislamiento. El espejo refleja la realidad, la muralla su negación. El necio no tiene salida. Se halla encerrado en su “idea”, que es su muralla sin salida. Pero no es una idea lo que lo motiva, sino un pensamiento imaginativo que le hace creer en algo, en aquello tan propio, que ni él mismo se cree.

Las naturalezas menos evolucionadas, a veces, tienen una “idea”, que constituyen un principio de vida, sintiendo que lo importante es tener la razón, misma que secuestran para sus fines personales o de grupos, careciendo de la humildad para reconocer que la condición humana puede aspirar a estar con la razón sin apropiarse de ella. Dueños de la razón, justifican el rapto y concluyen: “todo o nada”. Ignoran que lo necesario es estar con la razón, sin poseerla para su beneficio.

El ya mencionado Tao Te King, dice: “El Sabio no tiene corazón propio./ Su corazón es el corazón de la gente./ Es bueno con los buenos, Y bueno también con los que no lo son,/ Porque la vida es bondad./ Es fiel a los fieles,/ Y fiel también a los infieles, / Porque la vida es fidelidad./ El Sabio calla ante el ruido del mundo,/ Y abre su corazón de par en par./ Todos lo miran y lo escuchan./ Y él los acoge como si fueran sus hijos”.

Cuando un pueblo u organización llámese: social, empresarial, educativa, religiosa, partidista, sociedad civil, etc. se polariza  es porque dos o más necedades se enfrentan; porque hay un choque de trenes entre  “dueños de la razón”. Porque se niegan a seguir el “camino de en medio”: el de la armonía, la tolerancia y la convivencia.

Por eso en estos tiempos de gran competencia de grandes divisiones en todas las organizaciones, Es preferible recordar al sabio del Tao te King. O mejor aún, el texto del Libro de las mutaciones, el cual también contempla que el Antagonismo puede ser creador y procreador de vida, como el que gestan el “Cielo y la Tierra, espíritu y naturaleza, hombre y mujer”, sus generadores, cuando hay conciliación.

 

MARCO ANTONIO MOYA MARTINEZ

http://mmoya59.spaces.live.com/ 

 

“si la utopía es inalcanzable, ¿para que sirve caminar hacia ella?  Para eso… para caminar”

http://mmoya59.spaces.live.com/ 

Fuentes: tao the king,

              I ching  ( ver comentarios)

haz clic en foto de abajo para ver mensaje

 

 

 

Una respuesta

  1. "El I Ching no ofrece pruebas ni resultados; no hace alarde de sí, ni es de fácil abordaje. Como si fuera una parte de la naturaleza, espera hasta que lo descubramos. Aquellos a quienes no agrade no tienen por qué usarlo, y quien a él se oponga no es obligado a considerarlo verdadero. Déjenlo tan sólo ir por el mundo en beneficio de otros"
     
    El I Ching puede ser un libro sapiencial, muy pragmático y concreto, ligado a la existencia del hombre y a sus  tribulaciones cotidianas, a las más íntimas necesidades de su espíritu. No se trata de ganarte el Cielo, o la correcta conducta para ser fallado como bueno ante el Juicio de un Dios cualquiera. Se trata de enseñar al hombre a ganarse el respeto de sus iguales, de evitarle la humillación ante sus iguales, de enseñar al gobernante a gobernar a sus iguales, y de mejorarle como hombre igual a los demás hombres.
     
    Los sabios chinos escribieron el libro emplearon la observación empírica (en el mismo sentido exacto que se dá en los principios del Método Científico) para estudiar al hombre, sus caminos y el final de los mismos para elaborar una herramienta que fuera capaz de enlazar en un punto del camino (basándose en el mismo camino ya recorrido) con el camino futuro que conduce a un buen final. Esto quiere decir no que el I Ching sea capaz de predecir el futuro de una manera "creativa" (es obviamente imposible), sino que es capaz de hacerlo de una manera "experimental". Si tu estas aquí, con tu pasado X, tienes que hacer tal y cual cosa para llegar a un futuro Y, ya que he observado que todos los hombres que se encuentran en X y hacen tal y cual cosa llegan indefectiblemente a Y. El I Ching entonces es simplemente la guía que establece estas conexiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: