REVISTA ACCOMITAN NO. 8

 

clip_image002      clip_image004

 

PERIODISMO CIUDADANO

       VERSION DIGITAL

                  

                     image

 

    CONCEJO EDITORIAL

C.P. MARCO A. MOYA MARTINEZ

LIC. JOEL LOPEZ MORENO

ING. FRANCISCO TOVAR ARMENDARIZ

ING RICARDO VILLANUEVA DIAZ

ARQ. IGNACIO MANDUJANO ORTIZ

                   

                      clip_image001[6]

 

      COLABORADORES

Fernando Troncoso Ruiz Caricaturista

Prof. Julio César Avendaño Tovar

Martín Javier Hernández Rojas

Ing. Raymundo Cruz Diseñador de logotipo

                   

                  clip_image001[7]

        

            ACCOMITÁN

 

Es una publicación impresa que se realiza

en la ciudad de Comitán, Chiapas. Por la

Agrupación Ciudadana de Comitán, A.C.

(ACCO) con el apoyo de algunas empresas

privadas y para darle mayor difusión se

elabora en web.

 

EDITORIAL

¿Cuál desarrollo pueden anhelar nuestros jóvenes de hoy? ¿Defenderán con decisión y coraje la democracia? ¿No sucumbirán a la corrupción si ostentan el poder? ¿Tendrán estas metas, en caso de apoyarlas, algún sentido trascendente para ellos? Suponiendo que tuvieran en sus manos la posibilidad de contribuir directa y personalmente en el diseño y construcción de su futuro, ¿cómo responderían a estas preguntas? Hoy en día el ayuntamiento, los partidos políticos y los medios de comunicación en Comitán y en México están conformados por mayoría por jóvenes; ¿que estarán haciendo en materia de transparencia, corrupción y demagogia? Si analizamos que ocurre en nuestro municipio nos daremos cuenta que nuestros jóvenes políticos sean del partido que sean continúan igual o peor de cínicos que los dinosaurios del pasado, Faltos de valores y de ética en el servir con transparencia a su comunidad. El objetivo sigue siendo vivir bien a expensas de lo que aporta el pueblo dejando de lado su principal obligación que es la de proporcionar los satisfactores para que la sociedad se desarrolle y pueda dar a sus seres queridos una vida digna. Es necesario replantearnos, como sociedad, soluciones y cambios de actitud y para ello es necesario que hagamos un esfuerzo y retornemos al camino de los valores y de la ética solo así podremos construir una sociedad más justa y libre. Pensemos que si no lo hacemos seguiremos teniendo gobiernos y autoridades corruptas aunque nuevas generaciones lleguen al poder. Si queremos acabar con la corrupción debemos exigir que se termine la impunidad.

Nuestros jóvenes políticos de hoy y los de siempre, la sociedad que en su mayoría se compone de jóvenes, no hemos entendido lo que significan las palabras valores y ética de un buen gobierno y que no caiga en los vicios del pasado, pensando que un buen gobierno es excelente, solo por el hecho de haber pavimentado muchas calles; remodelado canchas, construido obra pública, etc. clip_image007

Sin importar si estas obras eran las que más necesitaban la comunidad y mucho menos si el monto gastado fue realmente el real o está demasiado inflado. Era costumbre entre los políticos del pasado y sigue siendo igual con los nuevos políticos realizando muchas obras para exigir diezmo y llevarse carretadas de dinero sin dar un informe pormenorizado del costo cuando lo deben hacer cada año. Muchas de estas obras son de pésima calidad pero asombran al pueblo, sobre todo si los medios de comunicación locales, aplauden al gobernante en turno, quizá porque están todos en la nomina. Encasillada en una lucha desmedida por el poder y el dinero la clase política actual del color que sea parece haber olvidado que las posiciones que ostentan son de servicio público y no simples cotos de poder y recursos que pueden manejar como les dé la gana.

clip_image012

PORTADA

 

clip_image014

clip_image012[1]

 

A CONTRACORRIENTE

MARCO ANTONIO MOYA MARTINEZ http://mmoya59.spaces.live.com/

Ir Contracorriente es algo fundamental en la aventura de crear conciencia ciudadana. Para conocer nuestra realidad es necesario cuestionarlo todo; ya los medios de comunicación tradicionales en Comitán se encargan de echar loas a los que tienen el poder en turno. En esta revista buscamos comprender, analizar, criticar y proponer; dicen por ahí que muchas veces hay que patear a la mula para que camine, si el gobierno municipal en turno retoma algunas de las propuestas vertidas nos damos por bien servidos ese es el objetivo, aunque la soberbia de nuestros gobernantes no le permita reconocer las aportaciones ciudadanas, es el caso del instituto de planeación municipal (IMPLAN) que ha anunciado el presidente municipal de Comitán y que desde los famosos debates de los candidatos a la presidencia el año pasado se puso en la mesa de discusión por la ACCO para implementarlo en Comitán. Concretamente el Arq. Ignacio Mandujano lanzo la propuesta en programas de radio y en la revista ACCOMITAN no. 1 hablamos del tema en el articulo denominado “PLANEACIÓN MUNICIPAL. PARTICIPACIÓN CIUDADANA O CAPRICHO DE LOS GOBERNANES”. En dicho artículo se menciona que “EL GOBIERNO NOS REPRESENTA MAS NO NOS SUPLANTA”, por lo que es responsabilidad de la clip_image016ciudadanía de participar y de exigir los espacios que le son propios en la toma de decisiones respecto de la forma de gobernar y sobre todo de establecer un rumbo certero y común en el desarrollo de la comunidad, por lo que Para evitar la tentación de no tomar en cuenta a los ciudadanos una vez asumido el poder que es común en los presidentes municipales del color que sea, Se mencionó que es necesario crear un organismo en el que los ciudadanos Comitecos conjuntamente con su gobierno, tomen las decisiones de que rumbo debemos llevar y asumir ambos la responsabilidad que ello implica porque ya en algunos municipios del país se ha desarrollado este concepto que responde a esta necesidad y da cobijo a la participación de los diversos actores sociales de la comunidad, denominado Instituto de Planeación Municipal. (IMPLAN).

Ahora bien el IMPLAN deberá ser un organismo descentralizado del gobierno municipal de Comitán, rector de la planeación del desarrollo sustentable que fortalezca y encause las acciones en materia económica, social y cultural y que debe contar con los mecanismos de participación donde la sociedad civil, organismos intermedios y autoridades de los tres órdenes de gobierno diseñen su futuro en el corto, mediano y largo plazo. ¡Peero! y aquí está el pero, es necesario que realmente sea un organismo autónomo y no vaya a ser conformado por un consejo ciudadano si bien Apoyados por un grupo de asesores y un consejo consultivo de profesionistas de diferentes áreas sean sumisos al presidente municipal en turno y se pongan a sus apreciables ordenes que desgraciadamente en nuestro medio es lo primero que hacemos herencia de 70 años de autoritarismo y sumisión PRIISTA.

clip_image018Por otro lado es una lástima que nuestros servidores públicos municipales quedarán marcados por el estigma del nepotismo y la fiscalía del estado como corrupta al nunca hacer caso a una denuncia ciudadana ante este organismo y que el tesorero primo del presidente municipal motivo de la misma, como premio finalmente se vaya pero a una diputación local en sustitución de MIGUEL ANGEL VARGAS BLANCO, quien fuera o es todavía diputado plurinominal del Partido Verde en Chiapas y que competirá por una curul federal el próximo 5 de Julio, pero la constancia de denuncia ahí quedará para la historia, para que no nos digan y no nos cuenten que en Chiapas existe la transparencia y el combate a la corrupción.

clip_image012[2]

 

VALORES Y ÉTICA EN LA PRÁCTICA POLÍTICA

ING. JOSE FRANCISCO TOVAR ARMENDARIZ

Hoy más que nunca es necesario hablar de valores nunca antes habían hecho tanta falta, quizá porque nuestros padres no vivieron el tiempo que están viviendo las actuales generaciones. Tiempos de esclavitud social, en un sistema económico perverso y consumista, ahora el tiempo laboral ya no alcanza para cubrir las exigencias básicas de una familia, hay padres que trabajan doble turno y madres que ya no se ocupan de los hijos ya que tienen que cubrir exigencias muchas veces mas superfluas. La televisión, la radio, y otros medios de comunicación nos inducen a gastar, comprar, hacer otras actividades que no contribuyen a cultivar los valores fundamentales del ser humano y por ende al seguir este patrón consumista destruyen el núcleo familiar, la actual sociedad y la futura, se encaminan a su propia destrucción los padres ya no saben que hacen sus hijos, los jóvenes ya no saben si estos son sus padres o personas encargadas nada mas de proporcionarles, casa, comida y vestido, Urge retornar al camino recorrido por las generaciones pasadas en las que las madres esperaban amorosas a sus hijos y al volver al hogar, los hijos sentían el cobijo del ser más maravilloso de la tierra; La madre, la educadora principal, la que lo mismo brindaba amor, que valores morales, religión, fe, responsabilidad, higiene, honradez, respeto, etc.

Hoy vemos con preocupación que los padres están luchando por satisfacer únicamente las necesidades básicas del ser humano; casa, comida, y vestido el tiempo no da para más o trabajan como esclavos o no comen ¿Qué está ocurriendo en México, en el mundo? Si analizamos que ocurre en nuestro país nos daremos cuenta que nuestros políticos sean del partido que sean se han vuelto cínicos, depredadores del pueblo. Faltos de valores y de ética en el servir a su comunidad. El objetivo de estos es vivir bien a expensas de lo que aporta el pueblo dejando de lado su principal obligación que es la de proporcionar los satisfactores para que la sociedad se desarrolle y pueda dar a sus seres queridos una vida digna. Estos depredadores se han conformado en grupos que se tapan con la misma cobija así los que imparten la ley y, los que la aplican hacen caso omiso de las denuncias y reclamos de justicia y castigo a los políticos y a grupos poderosamente económicos que infringen la ley y ejemplos hay muchos Basta con leer cualquier periódico para percatarse de esto, en México cuando un funcionario va a la cárcel no es por el delito cometido sino por venganza política. clip_image020

Ahora que hemos visualizado el panorama político mexicano es necesario plantearnos, como sociedad, soluciones que puedan corregir esta aberración y para ello es necesario que hagamos un esfuerzo y retornemos al camino de los valores y de la ética solo así podremos construir una sociedad más justa y libre. Pensemos que si no lo hacemos seguiremos teniendo gobiernos y autoridades corruptas y nunca podremos romper las cadenas de la esclavitud que hoy tenemos, si queremos acabar con la corrupción debemos exigir que se termine la impunidad.

Nuestros políticos no entienden lo que significan las palabras valores y ética, por lo tanto tratare brevemente de definir y clasificar cada una de estas; sin que por ello crea ser poseedor de la verdad única. Pero el deber como ciudadano mexicano, chiapaneco, comiteco me obliga a tratar de plasmar en este sencillo documento lo que considero que todo hombre de bien y que se dedique a la política debe tener muy claro.

Valor cultural: se concibe como una realidad buena por un grupo, familia o sociedad, estas inculcan a sus miembros que los tomen en cuenta ya que traen un beneficio para la comunidad según los consideren positivos, cuando no lo son se convierten en anti valores culturales.

Moral cultural: se trata de un hecho que aunque sea un valor cultural, al emitir un juicio analítico resulta ser perjudicial para el grupo o la comunidad , por ejemplo podemos decir que cuando una familia trata de comprar inducida por algún medio propagandístico algo fuera de su presupuesto, muchos lo juzgaran como algo muy bueno , pero analizándolo bien nos daremos cuenta que por comprar este articulo estamos desajustando el presupuesto y abandonando labores esenciales en el núcleo familiar en realidad nos causa un perjuicio por ende esto es una moral cultural. clip_image022

Moral cultural política: actualmente en México consideramos que los partidos políticos han dejado de servir y que los políticos todos, (con honrosas excepciones) son deshonestos y corruptos que no se merecen el sueldo que se adjudican y por tanto ya no debemos de votar.

O bien que un gobernante es excelente, solo por el hecho de haber pavimentado muchas calles; remodelado canchas, remodelado el deportivo, construido palapas en uninajab, etc. Sin importar si estas obras eran las que más necesitaban la comunidad y mucho menos si el monto gastado fue realmente el real o está demasiado inflado, esto ya es costumbre entre los políticos y muchos lo hacen; realizan muchas obras para exigir diezmo y llevarse carretadas de dinero. Muchas de estas obras son de pésima calidad pero asombran al pueblo, sobre todo si los medios de comunicación locales, aplauden al gobernante en turno, quizá porque están todos en la nómina. Ojalá que algún día nuestros medios de comunicación también analicen que pasa en la comunidad con sus gobernantes y cuál es el actuar de estos. Ejemplos hay muchos pero creo que bastan estos botones de muestra:

El caso de la destrucción que ocasionó el huracán stan en los municipios de la sierra y costa chiapaneca en que a la fecha no se le cumple a la gente que perdió todo y que los 13, ooo millones de pesos que destinó para resarcir el daño aun no se encuentran en que se gastaron ni mucho menos que se haya castigado a los responsables.

Funcionarios que violan las leyes y los aplicadores de la ley en lugar de sancionarlos los protegen o algunos son premiados con notarias sin tener los merecimientos que marca la ley del notariado y lo que es peor, las alquilan ya que les asignan otro cargo en alguna institución gubernamental o descentralizada, tal es el caso de Juan Carlos Moreno Guillén; notario # 22 y presidente de CEDH

La sociedad debe analizar muy bien a quien le otorga su voto, y exigir que todos los políticos sin excepción del partido que sean trabajen en bien de la comunidad.

Por ahora es todo, continuaremos en la próxima revista.

clip_image012[3]

 

¿Sirve de algo votar?

Más allá de la tendencia ideológica o la identificación partidaria, qué tan útil es votar. Es un hecho que los ciudadanos no nos sentimos representados por la clase política. Quienes la integran son, en su gran mayoría, integrantes de una partidocracia lejana a las necesidades sociales. Y lo peor, no hay forma de removerlos. No hay manera de exigirles que se vayan. No hay mecanismos para exigirles cuentas. No estamos facultados para quitarles las riendas y el control del país que mantienen secuestrado.

La realidad es que el sistema de partidos, y por tanto el sistema político mexicano, no funciona. Ejemplos hay muchos. La pobreza, el retraso educativo, la inseguridad pública, la situación económica, son sólo algunos de los botones de muestra que tenemos, para darnos cuenta de que las cosas no están bien. Urge un cambio. Un ajuste de fondo. Pero la clase política de nuestro país no parece estar a la altura de llevarla a cabo. Encasillada en una lucha desmedida por el poder, la clase política parece haber olvidado que las posiciones que ostentan son de servicio público y no simples cotos de poder que pueden manejar como les dé la gana.

clip_image025La política en nuestro país está secuestrada por unos cuantos. En México la política la hacen los partidos. Para llegar a algún cargo público de representación, hay que hacerlo a través de un partido político. Quienes hacen las leyes son los partidos. Quienes regulan a los partidos, son ellos mismos. Son todopoderosos. Los partidos han pasado de ser instituciones públicas, a negocios de poder.

Por eso la pregunta inicial de este texto: ¿sirve de algo votar?

Parece que en realidad no. Con nuestro voto, lo único que se logra es legitimar a quienes ostentan el poder. Por ello debemos exigir, como sociedad, condiciones básicas para votar y, por tanto, legitimar a quienes ocupen cargos de elección.

La ciudadanía debe tener el control de lo público. Los ciudadanos debemos tener los mecanismos y herramientas para incidir en lo que ocurre en nuestro país. Y, mientras no existan las condiciones básicas para ello, debemos abstenernos de participar en los procesos electorales, pues estos sólo disfrazan el reparto del poder entre unos cuantos. Mientras todo permanezca como hasta ahora, votar carece de sentido.

Para hacerlo, deben existir al menos, cuatro garantías básicas:

1.- Reelección de legisladores y presidentes municipales.

En la medida en que no pueden reelegirse, tienen que pensar qué harán cuando termine su cargo y a qué puesto irán para continuar en el negocio de la política. Su carrera, en este sentido, no depende del electorado que no los puede destituir de su cargo, si no dan resultados, ni reelegir, para premiarlos si legislan bien, sino de la dirigencia de su partido, quién es la única que puede garantizarle el tránsito a otro puesto político. Al no existir reelección inmediata consecutiva en el Legislativo y a nivel municipal, ni rendición de cuentas para que quienes ostentan los cargos informen y rindan cuentas ante sus electores, los legisladores y alcaldes obedecen las órdenes de las dirigencias de sus partidos, o incluso, de los líderes de sus corrientes, no del electorado al que dicen representar.

2.- Candidaturas ciudadanas.

Mientras las decisiones políticas más importantes del país pasen por el Legislativo, y en la medida en que los congresos estén dominados por las dirigencias partidistas, quienes gobiernan México son los partidos. Así presenciamos el fortalecimiento de la partidocracia. Así, quienes quedamos excluidos somos todos los ciudadanos, a quienes los partidos ni nos ven, ni nos oyen. Esto se debe a que el monopolio de las candidaturas a puestos de elección popular lo tienen los partidos. No hay candidaturas ciudadanas.

La pregunta es ¿Cómo involucrar a ciudadanos con talento, con visión y capacidad para que accedan a cargos públicos? ¿Cómo lograr que ciudadanos sin partido participen activamente? ¿Cómo hacer posible que la clase política abra el espacio público a ciudadanos apartidistas?

3.- Reducción del financiamiento público a partidos políticos.

Los partidos políticos acaban de aprobarse –a través del IFE que controlan— modestos tres mil 633 millones de pesos para gastos de campaña en este 2009; una cantidad a la que debe sumarse lo que reciben, en forma gratuita, en tiempos de publicidad a través de los medios de comunicación electrónica y a los recursos que se les destinarán en cada una de las entidades en las cuales habrá elecciones locales. Todo, por supuesto, sin estar sujetos a rendir cuentas ni a la ley de transparencia. Tenemos pues, una clase política rica en tiempo de crisis. La aprobación, en plena crisis económica, de un presupuesto público de tres mil 633 millones de pesos para gastos de campaña de los partidos, constituye la prueba más patente de insensibilidad, o peor aún, de cinismo, de la clase política, la cual además de costosa es descaradamente antidemocrática y desde luego ineficiente, a juzgar por el estado que guarda la nación.

4.- Una legislación que de fuerza a las figuras del referéndum y plebiscito.

Es necesario crear un Estado basado en un sistema de pesos y contrapesos, en el que los ciudadanos seamos actores fundamentales. Para ello, es necesario promover la participación. Estos dos mecanismos de participación ciudadana directa harían que, forzosamente, las decisiones más importantes del país fueran consultadas por los representantes populares y servidores públicos, tomando en cuenta así la opinión de sus representados.

Si no nos escuchan, tenemos el derecho y la obligación de protestar.

Una buena forma de hacerlo es no votar. Es decir, no participar en la próxima elección para no legitimar a quienes sean electos en ella. Ha quedado claro que los partidos quieren el monopolio de la acción política. El monopolio de lo público. Sin escrutinio, sin rendición de cuentas y sin crítica. Quieren hacer y deshacer a su antojo. Basta de menospreciar a los ciudadanos, tanto el voto como el no voto son hoy en la mayoría de los casos elecciones individuales absolutamente racionales y maduras. La elección de no votar, cuando es consciente, es también una elección legítima: tiene un significado que quiere proyectarse políticamente.

¿Los vamos a dejar? Debemos hacer algo, otros preferirán anular su voto Participar y manifestar nuestro descontento mediante una leyenda de repudio del estado de cosas, porque El régimen bajo el cual vivimos viola los derechos políticos de los ciudadanos Mexicanos. No garantiza el derecho a ser votado fuera de los partidos, obstaculiza la rendición de cuentas, castiga la continuidad de proyectos y premia la obediencia partidista.

clip_image012[5]

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: