FESTEJO DEL CENTENTENARIO DE LA INDEPENDENCIA CON PORFIRIO DÍAZ

 

El presidente, don Porfirio Díaz, honra cien años de la independencia con eventos y obras que dejarán huella en la historia de México. "Obras son amores" dice el general.
El mandatario ha inaugurado el Hemiciclo a Juárez en la recién construida Alameda Central, ha visto la luz del Ángel de la Independencia como eje de la magna obra del Paseo de la Reforma. El entusiasmo en la ciudad de México se refleja en banderas de todos los tamaños para adornar las casas, escudos patrióticos de yeso, rollos de crepé tricolor, águilas doradas de papel maché, estampas, postales, pendientes, botones, adornos con los colores verde blanco y rojo en cada esquina. Se han construido no sólo efigies: hay ya una nueva sede para la Universidad Nacional de México, se creó el anfiteatro de la Escuela Nacional Preparatoria y la Escuela Nacional de Maestros
"Paz, Orden y Progreso" es el lema del gobierno de don Porfirio. Se masificaron los baños y los lavaderos públicos, las bibliotecas, las calzadas y caminos, las obras de drenaje y saneamiento, escuelas, hospitales, telégrafos y teléfonos, mercados, parques, teatros, quioscos. Se han levantado 20 mil kilómetros de vías ferroviarias, lo que permite por primera vez comunicar a todas las regiones del país. Se han construido 23 mil 654 kilómetros de vías telegráficas. El sistema de correos que no pudo desarrollarse en el siglo XIX por el ataque de los bandidos, logró repuntar con mil 200 oficinas nuevas de correo. El servicio telefónico llegó a todas las principales ciudades del país. La industria se desarrolló en áreas antes inexploradas como la agricultura encaminada a la exportación.
2010. Se han construido algunas carreteras, hospitales, escuelas, pero las grandes obras dedicadas al Bicentenario de la Independencia quedaron inconclusas en varias partes del país: Ciudad de México, Cancún, Pachuca, Puebla, entre otras. Ningún monumento emblemático o edificio que albergara a alguna institución fundamental para el país fue creado, si acaso la cuestionada nueva sede del Senado. En Ciudad Juárez las fiestas se cancelaron por la inseguridad. Decenas de miles de policías resguardarán los festejos en la Ciudad de México con arcos detectores de metales y retenes en las calles aledañas al zócalo capitalino. Algunas autoridades recomiendan ver la celebración desde la tele.
La economía se encuentra estancada. Las desigualdades quizá son menores que en 1910; sin embargo, a diferencia de hace un siglo, hoy no hay a la vista perspectivas de desarrollo y progreso. El pesimismo ronda entre la población.
¿Cuál es la diferencia esencial entre la conmemoración centenaria de 1910 y la que hoy celebraremos? Que la de don Porfirio Díaz fue de tal magnitud que ocultó bien la inconformidad subyacente, mientras que la actual no alcanza siquiera para eso. (El Universal)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: